Ahora que las temperaturas empiezan a subir no podemos evitar hacernos la pregunta: ¿estoy protegiendo mi piel correctamente del sol?

 

El sol: aliado y enemigo a partes iguales

No cabe duda que el sol aporta numerosos beneficios para nuestra salud. El astro rey es nuestra fuente principal de vitamina D, esencial para fortalecer los huesos y mejorar nuestra vitalidad y buen humor. Sin embargo, los efectos de los rayos del sol pueden ser muy perjudiciales.

Tal y como explica la Fundación Stanpa, “los efectos negativos de la exposición solar provienen principalmente de los rayos ultravioleta (UV): UVA y UVB y de los infrarrojos (IR). La piel dispone de mecanismos naturales para protegernos de ellos, como la formación de melanina […], pero aun así, no es suficiente. A corto plazo y a nivel superficial estas radiaciones pueden provocar quemaduras. Y a largo plazo pueden alcanzar la capa más profunda de la piel y causar daños graves, como el fotoenvejecimiento y la alteración de las defensas de la piel llegando a provocar distintos tipos de cáncer”.

 

Protección durante todo el año

Para paliar los efectos negativos de la exposición solar debemos proteger nuestra piel a conciencia, especialmente en verano. Aunque el uso de protectores solares no debe reducirse solo a los meses de más calor, sino que debemos habituarnos a usarlos durante todo el año.

Es cierto que durante los meses de otoño e invierno la exposición no se da de forma tan directa porque llevamos más ropa, pero hay que proteger las zonas que quedan descubiertas, tales como rostro, cuello y manos. Esta exposición que se da con menos frecuencia tiene un efecto acumulativo que acaba produciendo los mismos efectos que una exposición prolongada al sol.

Elegir el protector solar: las claves para no tirar la toalla

Es normal que ante la elección de un producto solar nos sintamos abrumados. La gran variedad de oferta del mercado y lo exigentes que debemos ser en la compra de estos productos hacen que conseguir el protector solar adecuado se convierta en toda una odisea.

Pero para que no tires la toalla en la búsqueda de la protección más adecuada para ti, aquí te traemos una pequeña guía con las 4 cosas que debes pedirle a tu protector solar:

 

  1. PROTECCIÓN

    Si, valga la redundancia. Por qué un protector solar que no cumpla su función principal no tiene sentido. Pero, ¿cómo puedo asegurarme de que un producto ofrezca lo que promete?. En lo referente a los protectores solares, debes exigir que el producto garantice la protección sobre todas las radiaciones que desprende el sol: Rayos UVA, Rayos UVB, Rayos Infrarrojos, y que sea anti radicales libres.

    En conclusión, debes buscar un producto que garantice lo que se conoce como protección de amplio espectro, que es aquella que actúa sobre todos los tipos de radiación.

    Además, para garantizar la seguridad del fotoprotector, debes exigirle otra característica esencial: su fotoestabilidad. La fotoestabilidad es la capacidad del protector solar de permanecer estable después de la exposición a la radiación solar. O lo que es lo mismo: si una crema solar no es fotoestable, se deteriora, y el factor de protección solar (SPF) del producto disminuye.

  2. BRONCEADO

    El efecto de una piel bronceada no pasa desapercibido. Un bronceado bonito favorece y mejora el aspecto, e incluso algunos se atreven a afirmar que estiliza ópticamente la figura. Aunque no hay que olvidar que en realidad una piel morena es sinónimo de presencia de melanina, un pigmento que aparece en las capas más externas de la piel para proteger nuestro cuerpo ante una amenaza. Es por ello que conseguir un bronceado bonito jamás debe estar reñido con una buena protección.

    A la hora de elegir un producto que proporcione un bonito bronceado debes decantarte por aquellos que contengan ingredientes activos que aceleren el bronceado pero que aseguren que su uso no implicará la aparición de manchas oscuras ni quemaduras solares después de la exposición al sol.

    Una de las propuestas más interesantes en este sentido es la de la gama Special Perfect Tan de Collistar, que garantiza este resultado gracias al uso de ingredientes activos como el Unipertan y el Oleoyl Tyrosine.

  3. EXPERIENCIA SENSORIAL

    Al bronceado seguro e intenso aún podemos exigirle más: que sea una experiencia sensorial y placentera. Por que también podemos encontrar placer a la hora de aplicar y usar un producto solar. Y esto lo conseguiremos gracias a las diferentes texturas y fragancias que los protectores nos ofrecen.

    Desde texturas ligeras a aplicadores ultrarrápidos, aquí entran en juego las preferencias de cada uno. Protectores solares en formato crema, aceite seco o spray y fragancias de lo más diversas inundan la oferta para que elijas una protección basada en tus gustos.

     

  4. PERSONALIZACIÓN

    Lo último que debes exigir a un producto solar es que ofrezca una protección a medida. Una parte se consigue gracias a la amplia gama de texturas que comentábamos, pero más importante aún es que nos ofrezcan opciones para todas las necesidades y fototipos de piel.

    Reconocer tu fototipo (que depende de la calidad y cantidad de melanina en la piel)  y saber cuál es tu tipo de piel te ayudará a saber cómo te afecta el sol y buscar una protección que se adecúe a ti. Si tu piel es sensible, exige siempre productos con una tolerancia óptima, con fórmulas dermatológicamente probadas y libres de parabenos, alcohol, siliconas, aceites minerales, perfumes, colorantes y alérgenos conocidos.

 

Desde Danbel somos exigentes a la hora de elegir una protección solar efectiva. Es por ello que te proponemos que eches un vistazo a la gama Special Perfect Tan deCollistar, ya que incorpora los 4 puntos clave que debes pedirle a tu protector solar. Esta gama incluye productos para satisfacer las especificidades de cada piel y están formulados con ingredientes que garantizan su fiabilidad. Además ofrecen variedad de texturas y fragancias para que puedas elegir la que más se adapte a ti.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.